Preparación del té

Cómo preparar el té

La preparación del té es un proceso sencillo y asequible para todo el mundo, aunque hay pequeños detalles que debemos tener en cuenta para conseguir aprovechar al máximo su esencia y obtener la mejor calidad posible.

  • Se debe calentar el agua hasta que rompa a hervir. Para tés blancos y verdes, una vez que el agua hierve apagamos el fuego y dejamos enfriar durante un minuto. Para el té oolong, rojo y negro sí usaremos el agua muy caliente, hirviendo.
  • Precalentamos la tetera y las tazas vertiendo un poco de agua caliente, enjuagándolas.
  • Echaremos un par de hojas de té por taza en la tetera, aunque podemos experimentar con mayor o menor cantidad.
  • Agregamos el agua hirviendo dentro de la tetera, sobre las hojas de té que previamente hemos introducido.
  • Dejaremos reposar entre 3 y 6 minutos en función de nuestras preferencias y del tipo de té: el blanco y el verde necesitan menos tiempo de infusionado que el oolong, el rojo y el negro. Es importante no pasarnos de minutos en este proceso para evitar amargor, aunque podemos ir probando diferentes tiempos según nuestros gustos personales.
  • A la hora de servir el té, lo haremos poco a poco sirviendo un poco en cada taza de forma equitativa. Las últimas gotas siempre son las más intensas en sabor, por lo que de esta manera conseguiremos que todas las tazas estén repartidas de forma uniforme.
  • Disfruta del olor y el sabor de tu té casero y natural.